Estrechez de las arterias renales

Esta condición se define también con los términos hipertensión renal, hipertensión renovascular,
oclusión de la arteria renal, estenosis de la arteria renal o estenosis arterial renal.

 
Twitter Twitter Twitter

¿Qué es?

La hipertensión renovascular es una manifestación clínica de una enfermedad anatómica que corresponde a una estrechez de las arterias renales que son las que irrigan estos órganos y permiten su adecuado funcionamiento. Es un tipo de hipertensión poco frecuente que representa menos del 5% de todos los casos de hipertensión. Sin embargo, es la causa de entre el 10 y el 15 por ciento de los pacientes que deben iniciar diálisis debido a que si no es tratada adecuada y oportunamente puede desencadenar una insuficiencia renal progresiva.

¿Por qué se produce?

La principal causa de esta enfermedad es la ateroesclerosis o depósito de colesterol en las paredes de las arterias lo que las vuelve estrechas y dificulta el flujo de la sangre. Los riñones responden entonces como si la presión estuviera baja y liberan hormonas que hacen que el organismo retenga más sal y agua lo que hace aumentar la presión arterial. Otra causa es una condición llamada displasia fibromuscular que hace que las paredes de las arterias se vuelvan más gruesas por el crecimiento anormal de células en ellas. Esta condición tiende a ser hereditaria y se observa con mayor frecuencia en mujeres menores de 50 años. La hipertensión renovascular puede deberse también a alteraciones vasculares congénitas o adquiridas. Causas menos comunes son la embolia renal, es decir la presencia de un coágulo que obstruye el paso de la sangre, la ruptura espontánea de la arteria, ciertos aneurismas o un traumatismo severo.

Síntomas

Los síntomas de hipertensión renovascular puede incluir:
- Hipertensión arterial a temprana edad.
- Hipertensión arterial que repentinamente empeora o es difícil de controlar.
- Dolor de cabeza intensoç
- Náuseas o vómitos
- Confusión
- Cambios en la visión
- Hemorragia nasal
- Falla en el funcionamiento de los riñones, lo que con frecuencia ocurre repentinamente.
- Estrechamiento de otras arterias como las que van a las piernas, el cerebro o los ojos.
- Acumulación súbita de líquido en los pulmones (edema pulmonar)

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico requiere de un acucioso examen clínico en el que el médico puede escuchar un ruido o sonido silbante llamado soplo al colocar el estetoscopio sobre el vientre. Para confirmar o descartar el diagnóstico, su médico puede solicitar exámenes de laboratorio que permitan medir los niveles de colesterol, algunas hormonas, creatinina y nítrogeno ureico en la sangre, entre otros. Además, puede solicitar exámenes de diagnóstico por imágenes para visualizar las arterias renales.

¿Cómo se trata?

Con frecuencia, la hipertensión arterial causada por el estrechamiento de las arterias que llevan la sangre a los riñones es difícil de controlar. Su médico puede indicarle algunos medicamentos específicos de acuerdo con su condición. Es muy importante también mantener un estilo de vida saludable y controlar los niveles de colesterol en la sangre.
Si la enfermedad no puede ser controlada con medicamentos, su médico puede recomendar un procedimiento llamado angioplastia mediante el que se instalará una malla metálica llamada stent para mantener despejada la arteria. En algunos casos puede ser necesaria una cirugía convencional dependiendo de las condiciones del paciente.
Fuente: Cirugía Vascular UC.